Las maracas venezolanas resuenan en el mundo en las manos de Manuel Alejandro Rangel

Tras haber conquistado dos nominaciones al Latin Grammy 2020 en la categoría música clásica, este maraquero excepcional anuncia que parte de su colección de idiófonos permanecerá tres años en el reconocido Musical Instrument Museum de Phoenix, Arizona, en una exposición que abrirá sus puertas este 28 de octubre.

El músico larense tiene dos nominaciones al Grammy Latino 2020, ha llevado su método a Europa y Estados Unidos y está próximo a inaugurar una colección en el Musical Intrument Musem relacionada con el instrumento musical, que ha estado estudiado durante más de 20 años.

Manuel Alejandro Rangel es egresado del Conservatorio Vicente Emilio Sojo de Barquisimeto como guitarrista clásico, con formación paralela en música venezolana, latinoamericana y universal. Desde el año 2000 se dedica al estudio y ejecución de las maracas venezolanas. Además ha realizado múltiples proyectos musicales en Colombia, Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Bolivia, Brasil, Francia, España, Portugal, Inglaterra, Turquía, Suecia, Suiza, Bélgica y Estados Unidos.

,

El año 2020 ha dado notables frutos a la dedicada labor de divulgación de las maracas venezolanas que, desde hace casi diez años, ha emprendido Manuel Rangel por el mundo.

Y es que, además de las dos nominaciones al Latin Grammy como Mejor álbum de música clásica (King Mangoberry: Music of Ricardo Lorenz) y Mejor composición clásica contemporánea (Pataruco, concierto para maracas venezolanas y orquesta), que se suman a las conquistadas en varios renglones de los Premios Pepsi Music 2020; Rangel es ganador de la segunda etapa del programa OneBeat Accelerator, programa organizado por el Departamento de Estado de Estados Unidos para apoyar y financiar proyectos que aporten a la comunidad actividades de educación y motivación en tiempos de confinamiento.

El músico venezolano Manuel Alejandro Rangel inaugurará el 28 de octubre una muestra de su colección de ideófonos en el prestigioso Musical Instrument Museum (MIM) de Arizona, Estados Unidos.

La exposición reúne, entre otras cosas, dos pares de maracas de los años 80, fabricadas por Jorge Linares, “Mazamorra”, que son elaboradas con maderas como samán negro, caoba y teka. Además tiene delgadas incrustaciones de pino y semilla como capacho, capacho ovalado y espuma de sapo, que cuentan con un gramaje específico para cada maraca. Una de ellas, en lugar de tapara está confeccionada con coco.

El MIM es el museo más grande de instrumentos musicales del mundo, con una colección de más de 15.000 piezas, muchas de ellas únicas.

La idea nació en 2018, cuando el artista estuvo en el Community College de Phoenix para presentar su método de lenguaje de las maracas, denominado “Cinco movimientos son la clave”, que es el resultado de una investigación que se tradujo en clases magistrales y talleres que ha dictado en Francia, Suiza, España, Estados Unidos y Caracas.

“Allí surgió la posibilidad de tocar en el museo, donde conocí a varios de sus etnomusicólogos, mantuvimos contacto y, un año después, Daniel Piper, del equipo del MIM, me volvió a contactar interesado en la investigación de las maracas en el contexto de los instrumentos antiguos venezolanos. Desde entonces comenzamos a compartir información sobre mi colección, fotografías, ficha técnica de cada pieza, origen, etc. Es un trabajo de más de seis meses que verá el público”, explica Rangel.